Bilingual is Better

Photo credit: Amy L. Riddle

Ya había tardado. Es más, unas horas antes de que comenzara con la cantaleta, yo justo había estado pensando que se me hacía raro que mi hijo menor ya va a cumplir 2 años y mi mamá no me ha dicho mucho acerca de quitarle el pañal. Y, ¡bam! Entro por la puerta después del trabajo y mi mamá me pregunta que cuándo le voy a quitar el pañal. ¡Qué coincidencia!

Mi madre es lo máximo y no hay nada que me haga más feliz que tenerla cerca y que mis hijos crezcan al lado de su mamama, como le decímos a las abuelas en el Perú. Pero jamás olvidaré la presión que sentí cuando mi primera hija cumplió un año y mi mamá comenzó con la cantaleta de enseñarle a usar la basinica. Yo sabía que mi hija no estaba lista para nada…y yo menos. Pero mi mamá juraba y perjuraba que le había quitado el pañal a sus tres hijos antes del año. Claro que las cosas hace 30 años eran completamente distintas.

Finalmente como sabía que quería tener más hijos pero no me agradaba nada la idea de estar cambiándole el pañal a dos niños todo el tiempo, un par de meses después de que mi hija cumplió 2 años, me encerré en mi casa por tres días y la entrené a ir al baño. El primer día fue bastante fuerte, pero poco a poco y con la ayuda de más dulces de los que había comido en su corta vida, le logré quitar el pañal. (El truco está en premiar a tu hijo cuando logra quedarse seco y no cuando va al baño. Al alentarlo a que se quede seco, realmente lo estás alentando a que vaya al baño en cuanto sienta que tiene ganas de hacer pis).

Mi mamá, por supuesto, estaba feliz de la vida. Y, la verdad, yo también. Estaba harta de cambiar pañales, especialmente porque mi hija no se quedaba quieta y hacía que cada cambio fuera una verdadera batalla.

Mi hijo cumplirá 2 años a finales de agosto. A veces pienso que ya está listo porque en cuanto se hace pis en el pañal me avisa y lo mismo con el número dos. No lo hace todo el tiempo, pero sí más a menudo que su hermana a su edad. Pero la verdad es que la no está lista soy yo.

He escuchado historias de horror acerca de cómo es el potty training de un niño. Supuestamente es mucho más difícil que para una niña. Lo cierto es que no se ni por donde comenzar porque no veo cómo le voy a enseñar a ir al baño parado, como lo hacen los hombres, cuando lo veo tan pero tan chiquitito todavía. Así que por ahora, se queda con el pañal y yo tendré que aguantar la cantaleta de mi madre!

Si tienes hijos varones ¿qué consejos tienes para mi?

Ah, no olvides participar en el Concurso de Huggies® para que puedas remodelar la habitación de tu bebé con mercancia de Disney Baby®.

Para participar solo tienes que compartir tus experiencias con los pañales. Hay tres maneras de hacerlo:

1) Visita www.mamasquesaben.com y llena el formulario en línea junto con tu información de contacto y tus experiencias con los pañales en inglés o español.

2) Llama gratis al (888) 333-6414 y deja grabada tu información de contacto y tu experiencia en inglés o español.

3) Participa en un evento detallista de Las Mamás que Saben y llena el formulario oficial ahí. Puedes encontrar más información acerca de las tiendas y los horarios de los eventos aquí.

Habrá un total de 8 premios, uno cada semana. Para revisar las reglas oficiales, los productos específicos que contiene este dormitorio de ensueño y mas detalles has click aquí.

Disclaimer: I am compensated for my participation as a Huggies® Mamás que Saben blogger; however, all opinions, tips and stories are my own.

Recent Posts